Distintas Miradas

viernes, julio 08, 2005

ESCUELA D-90 DE IQUIQUE, EJEMPLO


Este artículo que apareció en el diario La Estrella de hoy Viernes 8 de Julio, es digno de ser ampliamente difundido, para que muchos colegios de nuestra ciudad lo imiten e ir en pos del objetivo de mejorar la convivencia escolar en nuestra región.

Alumnos disfrutan original sala de relajación

Los estudiantes disponen de cómodas colchonetas para descansar y relajarse en la sala.
Entrar en la sala de relajación de la Escuela D-90 “Almirante Patricio Lynch” es ponerse en contacto con otro mundo.

Música ambiental, luces tenues y aromas de canela se unen para dar al alumno angustiado, estresado o confundido la posibilidad de confiar sus problemas a otra persona, tranquilizarse y mirar sus problemas desde otro prisma.

Leonardo Morales, director del establecimiento, explicó que esta sala respondió a la necesidad que detectaron entre los alumnos de ajustes sicológicos al momento de enfrentar problemas familiares como separación de los padres, peleas o maltratos.

ARREGLAR LA SALA

Además, el directivo explicó que arreglar y preparar la sala para atender a los estudiantes requirió la colaboración de toda la comunidad escolar y de organismos como la seremi de Educación, Oficina de Protección de la Infancia, Conace y el municipio iquiqueño.

En el caso de la Oficina de Protección de la Infancia es el sicólogo Samuel Fuentealba, quien concurre cada 15 días a hacer terapias a los pequeños y a capacitar a los profesores.

La idea es que sean los mismos docentes quienes capaciten a otros monitores que a su vez ayuden a sus compañeros.

ESTUDIANTES

Para los estudiantes del establecimiento educativo, la instalación de una sala de relajación constituye una iniciativa interesante, original y que les provoca una gran curiosidad.

"No la conocía, pero me parece bacán, es todo tan silencioso", opinó Marcelina García.

Una visión similar tuvo Gonzalo Saavedra, quien indicó que la sala es una gran ayuda porque "hay niños que se sienten menos que otros o pasan muchos problemas y esta sala les ayudará a superar esos momentos".

Asimismo, María José Ordenes, Lee Segovia, Nelson Funes y Jorge García señalaron que "nos gustó mucho todo lo que hay y esperamos venir seguido a disfrutarla".

La Escuela D-90 cuenta con una matrícula de 800 alumnos y es un establecimiento educativo en el cual el 40% de los estudiantes proviene de familias desintegradas o con serios problemas de convivencia.


 
ecoestadistica.com